Basílica de San Juan de Dios

Basílica de San Juan de Dios

La Basílica de San Juan de Dios es uno de los mejores ejemplos de iglesia barroca en Granada. En su interior se pueden visitar los restos y las reliquias del santo.

Una de las obras más importantes de la arquitectura barroca en Granada, junto con el Monasterio de la Cartuja, es la Basílica de San Juan de Dios, donde reside el sepulcro del santo de los enfermos.

Historia

En el año 1737, la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios mandó construir una basílica para albergar los restos del santo. A mediados de siglo, esta gran iglesia barroca con planta de cruz latina se levantaba en la calle San Juan de Dios.

El interior del templo está ricamente decorado con madera policromada, esculturas de santos y con gran predominancia del dorado. Llama la atención el imponente retablo mayor situado detrás del altar decorado en oro y con una figura de la virgen en el centro.

Durante la visita a la Basílica de San Juan de Dios podréis recorrer las distintas dependencias de la iglesia, como los despachos y la sacristía.

Los restos de San Juan de Dios

La parte más interesante de visitar la basílica es ver los restos de San Juan de Dios. En la nave principal de la iglesia reside el sepulcro del santo, rodeado de cirios, flores y alusiones al patrón de los enfermos.

En la parte superior de la basílica se encuentra el camarín, la pequeña capilla detrás del altar que alberga objetos personales del santo. En una urna de plata maciza se pueden ver la cruz de madera que San Juan de Dios llevaba siempre con él, muelas del santo y otras pequeñas partes de su cuerpo recuperadas para su veneración.

La cúpula y las paredes de la estancia están decoradas con figuras de ángeles y pinturas sobre la vida del santo. Resulta realmente espectacular.

Horario

De lunes a sábado: de 10:00 a 13:00 horas y de 16:00 a 19:00 horas.
Domingos: de 16:00 a 19:00 horas.

Precio

Entrada general: 4€

Transporte

Autobús: línea 25.