Carrera del Darro

La Carrera del Darro, que comunica el Paseo de los Tristes con Plaza Nueva, es uno de los lugares con más encanto de Granada donde historia, arquitectura y naturaleza se dan la mano.

El río Darro es un afluente del Genil que transcurre por Granada y atraviesa el centro de la ciudad entre la colina del Albaicín y la colina de la Alhambra. De los trece puentes que pasaban por Granada, el Darro ha mantenido tan solo cuatro. Dos de ellos se encuentran en la famosa Carrera del Darro, el de Cabrera y el de Espinosa, y están hechos a partir de ladrillo y cantería.

Un Paseo por la Carrera del Darro

Tanto para los turistas que visitan cada año Granada como para los propios granadinos, la Carrera del Darro es una de las zonas más bonitas de la ciudad. El caudal del río es reducido en este tramo, lo que provoca la aparición de matorrales bajos y arbustos. ¡Una imagen preciosa!

Además, la Carrera del Darro alberga edificios del siglo XVI, pequeños conventos, casas de estilo árabe y atractivos turísticos como El Bañuelo o la Iglesia de Santa Ana. Esta calle también es uno de los mejores lugares para comprar souvenirs de Granada.

El Paseo de los Tristes

Aunque su verdadero nombre es Paseo del Padre Manjón, esta avenida fue rebautizada como Paseo de los Tristes. La razón es que las familias de los muertos pasaban llorando por esta calle llevando a sus seres queridos al cementerio de San José.

Esta bonita avenida junto al río Darro es una zona cargada de un ambiente romántico y bohemio. En el Paseo de los Tristes encontraréis una fuente del siglo XVI, una escultura del bailaor Mario Maya y la Casa de Castril, que alberga el Museo Arqueológico de Granada