Realejo

Realejo

El barrio del Realejo es famoso por su gastronomía, su legado judío y por lugares como el Campo del Príncipe o la Casa de los Tiros

El Realejo-San Matías se extiende desde la colina donde se encuentra la Alhambra hasta la Fuente de las Granadas. Se trata de un barrio muy vivo lleno de ambiente todo el año, donde existen dos zonas bien diferenciadas. La parte baja del Realejo es una zona llana llena de terrazas y bares de tapas, mientras que la parte más alta se caracteriza por sus calles estrechas llenas de cuestas pronunciadas.

Para entender el origen del Realejo hay que remontarse a la etapa de la ocupación musulmana, cuando los judíos que habitaban en la ciudad agruparon sus viviendas y sus negocios en torno a una zona que pasó a llamarse Garnata al-Yahud (Granada de los judíos). Se cree que este vocablo árabe pudo ser el origen del nombre actual de Granada.

El Realejo se convirtió en la judería de Granada hasta la reconquista de la ciudad en 1492, cuando los Reyes Católicos decretaron la expulsión del pueblo judío de la ciudad. Es entonces cuando el Realejo empieza a tomar el aspecto que presenta hoy en día.

Qué ver en el Realejo

El Realejo es la zona de tapas de Granada por excelencia. Si estáis disfrutando de una jornada gastronómica por este barrio, también podéis aprovechar para visitar el Campo del Príncipe y contemplar el Cristo de los Favores. Cada Viernes Santo, miles de granadinos se reúnen en torno a esta imagen para pedirle tres favores, siguiendo así una tradición histórica.

En el Realejo también podréis visitar la Iglesia de Santo Domingo y la Casa de los Tiros. Además, paseando por el Realejo es posible ver numerosos grafitis del artista granadino El Niño de las Pinturas.

Cómo llegar al Realejo

La proximidad del Realejo con el centro de Granada y con otros barrios os permitirá llegar caminando desde prácticamente todos los puntos de la ciudad. Otra alternativa más cómoda es utilizar los autobuses C30, C32 y C35, que llegan hasta el Realejo.