Sacromonte

Sacromonte

El Sacromonte es un barrio que rebosa arte y que muchos consideran imprescindible para conocer la historia de Granada. Sus increíbles cuevas talladas en la roca se han convertido en su seña de identidad.

Historia

El origen del Sacromonte se remonta a principios del siglo XVI, cuando la población judía y musulmana abandonó Granada tras el decreto de expulsión firmado por los Reyes Católicos. La ciudad quedó prácticamente despoblada y el Albaicín perdió gran parte de su población.

Para hacer frente a esta sangría demográfica, se permitió el asentamiento de gitanos llegados de todas partes de Europa en la zona alta del Albaicín, en el barrio que hoy conocemos como Sacromonte. Así, el barrio se llenó de gente humilde, artistas y bohemios que comenzaron a construir viviendas en la roca, dando lugar a las cuevas del Sacromonte.

Las cuevas del Sacromonte

Las cuevas son la seña de identidad del Sacromonte y uno de sus principales reclamos turísticos. Su construcción fue totalmente improvisada por los gitanos que poblaban este barrio en el siglo XVI. Hoy en día, gracias al Museo de las Cuevas del Sacromonte, es posible imaginar como lucían estas viviendas hace varios siglos.

Hoy en día, muchas de las cuevas del Sacromonte están acondicionadas para acoger espectáculos de flamenco. Presenciar una zambra en directo en las cuevas del Sacromonte es una actividad imprescindible en Granada.

Cómo llegar

El barrio del Sacromonte se encuentra a las afueras del núcleo urbano de Granada. La mejor opción es subir en autobús (líneas 31, 32 y 35) y bajar dando un paseo por la Carrera del Darro disfrutando de una panorámica espectacular de la Alhambra. Si queréis aprovechar al máximo vuestra visita al barrio, también podéis visitar la increíble Abadía del Sacromonte